Portachiavi, de hacer llaveros a recibir pedidos de 40 países

Alejandro Gil. / J. C. TUERO
Alejandro Gil. / J. C. TUERO

El gijonés Alejandro Gil, de 29 años, cuenta la historia de su empresa 3D, que hoy lanzará en primicia una báscula totalmente mecanizada

MARÍA CIDÓN KIERNANGIJÓN.Lunes, 7 septiembre 2020, 15:351

Las utilidades de las impresoras 3D en manos de los ‘makers’ que presentaron sus proyectos en la CometCon parecen no tener límites. En el caso del gijonés Alejandro Gil, de 29 años, el uso de esta tecnología ha cambiado la vida de su familia. En 2015 fundó la empresa Portachiavi para vender llaveros y piezas decorativas. Los llaveros se vendían bien y daban un porcentaje de ganancia alto, pero el precio era de 3 euros y cada pieza requería bastante trabajo. Gracias a un curso municipal y la sugerencia de un profesor de tecnología, Gil fue «enlazando ideas» hasta que se le ocurrió diseñar e imprimir básculas para el aeromodelismo de competición. En 2017, a solo dos meses de comenzar a producirlas, ya recibía pedidos de cuatro países a través de su página web. Desde entonces no ha parado. Ha creado diferentes modelos para diversificar su producción y vende a más de 40 países en los cinco continentes.

Además, ha involucrado a toda su familia en el negocio porque siempre hacen falta manos para sacar adelante los pedidos. Ángela García, su madre, es su empleada y principal aliada, ella es la encargada de soldar las piezas y los circuitos electrónicos de las básculas.

«Ni antes ni ahora somos capaces de producir tanto como nos demanda el mercado», reconoce Gil sobre la trayectoria de crecimiento imparable que ha logrado su empresa familiar.

Pantallas para sanitarios

Ya lleva fabricadas más de 5.000 básculas y tiene una tienda en el barrio de Laviada donde ofrece diversos servicios. Además, sigue innovando su producción con la presentación de «una primicia mundial» que lanzará hoy, destaca. Se trata de la primera báscula totalmente mecanizada, de aluminio, acero inoxidable y fibra de carbono. «Ni existía ni se lo esperaban en el mercado, además de tener wifi, como los anteriores modelos», detalla el joven gijonés.

Gil es tornador en Arcelor y además lleva la empresa familiar, es decir, no para. La pandemia tampoco detuvo su actividad y junto a su familia se volcaron en producir y donar pantallas para los sanitarios. La producción de Portachiavi se ha adaptado a los tiempos actuales y desde su página web ofrece mamparas y otros elementos de protección.

fuente: https://www.elcomercio.es/gijon/portachiavi-alejandro-gil-gijon-empresa-3d-llaveros-pedidos-20200907003455-ntvo.html

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: